Connect with us

Historia

Albert Tomás, un héroe español para el Vissel Kobe

Published

on

Albert Tomás, durante su etapa como jugador del Albacete Foto: quesonmecanico.com / futbolplus.com

Para muchos, Albert Tomás Sobrepera será alguien anónimo. No conocerán que este exjugador de fútbol formó parte de la plantilla FC Barcelona que conquistó la Copa de Europa de Wembley en 1992. También militó en la UE Lleida y en el Albacete Balompié en Primera División. CD Toledo, Levante UD, Gimnástic de Tarragona y CE Sabadell fueron sus otros equipos en España. Sin embargo, Albert Tomás fue uno de los primeros jugadores españoles que jugó en la Liga japonesa. Lo hizo con el Vissel Kobe y allí es considerado un ídolo.

La llegada de Albert a la escuadra nipona estuvo avalada por Benito Floro, quien el quince de enero de 1998 había firmado como técnico del Vissel Kobe. El entrenador español tenía la misión de crear un equipo competitivo que pudiera aspirar a lo máximo. Un ambicioso objetivo para una entidad que había obtenido la licencia para disputar la Japanese League Football el año anterior. Llegados a este punto cabe hacer un rápido repaso a la historia de este club. Fundado como equipo semiprofesional en Kurashiki, ascendió a la máxima categoría del balompié japonés en 1986. Allí permaneció hasta la reestructuración de la competición en 1992, cuando no logró plaza en la Japanese League por motivos económicos. La reestructuración del país nipón obedecía al plan de mejorar las infraestructuras y el nivel deportivo del país con vistas al Mundial de 2002 que organizaron conjuntamente con Corea.

Sin plaza en la Japanese League, los directivos del club buscaron otros patrocinadores que pudieran ayudar al equipo a profesionalizarse y fue entonces cuando apareció la ciudad de Kobe. La capital de la prefectura de Hyogo quería tener un equipo de fútbol profesional y por eso decidió hacerse con la entidad de Kurashiki. Desde ese momento, el club pasó a llamarse Vissel Kobe, que es una combinación de las palabras victory y vessel en referencia a la historia de Kobe como ciudad portuaria. A nivel económico las cosas fueron bien ya que muchos patrocinadores invirtieron dinero en el club. Así, en 1996 lograron la licencia para participar en la Japanese League de 1997. La profesionalización del club fue un hecho.

Así es actualmente el estadio del Vissel Kobe, equipo en el que jugó Albert Tomás

En ese contexto, el club fichó a uno de los entrenadores de más prestigio en aquella época, el español Benito Floro. El técnico asturiano había conquistado la Copa del Rey y la Supercopa de España de 1993 con el Real Madrid. Y todavía estaba fresca en la memoria colectiva las hazañas logradas con el Albacete, cuyo apodo era el Queso Mecánico. El entrenador español conformó un equipo que, sobre el papel, iba a tener un papel protagonista en la Japanese League. Futbolistas como Kim Do-Hoon, el Bombardero Coreano, o Akihiro Nagashima, eran las referencias ofensivas del equipo de Kobe. Y junto a ellos estaba el español Albert Tomás.

Esa temporada había una novedad importante en la competición. En 1999 se iba a inaugurar la Japanese League Division 2 (Segunda División Japonesa) y habría descensos. A priori el Vissel Kobe tenía mimbres para no preocuparse en los puestos bajos de la tabla. Incluso arrancó la temporada con una prestigiosa victoria (2-3) ante el Nagoya Grampus Eight. Una racha de cuatro derrotas puso al cuadro de Benito Floro en los últimos puestos. El Vissel Kobe reaccionó y consiguió ganar en dos de sus tres partidos posteriores. Era 25 de abril y el equipo parecía haber encontrado su mejor versión. Un espejismo. Desde ese día el conjunto de Benito Floro acumuló dieciséis derrotas consecutivas. Una losa demasiado grande que provocó la salida del técnico español del club nipón. Harumi Kohri, técnico de las categorías inferiores del Vissel Kobe, se hizo cargo del equipo, aunque no fue suficiente para evitar los ‘playoff’ de descenso.

El rival en los ‘playoff’ fue el Consadole Sapporo. La bestia negra del Vissel Kobe durante esa temporada, no en vano, en Liga los dos partidos había caído del lado del Consadole (2-3 y 3-0) al igual que el choque de la Copa del Emperador (2-1). A pesar de ello, el choque de ida, disputado en Kobe, se solventó con una victoria del cuadro de la capital de la prefectura de Hyogo por 2-1. Un resultado muy ajustado que provocaba que todo se tuviera que dilucidar en el Muroran City Stadium.

Como era de presumir, el choque de vuelta se disputó con bajo un ambiente tenso. El cuadro local salió a apretar al Vissel Kobe desde el primer minuto y los discípulos de Harumi Kohri sufrieron de lo lindo para aguantar el 0-0 con el que se llegó al final del primer tiempo. Fue en los albores del segundo acto cuando Albert Tomás se consagró como héroe del Vissel Kobe. Apenas se habían disputado tres minutos cuando el futbolista español consiguió perforar la meta del Consadole. Era el 0-1 que dejaba al cuadro de la prefectura de Hyogo muy cerca de su objetivo. El tanto sentó mal a los locales, quienes no pudieron sobreponerse y se mostraron muy nerviosos e imprecisos en sus acciones. Un tanto de Watada en el último minuto acabó por sentenciar la eliminatoria. El Vissel Kobe seguiría en la Japanese League gracias a un gol de Albert Tomás, un español.

Tras aquello, Vissel Kobe y Albert Tomás separaron sus caminos. El jugador regresó a España donde jugó en el Levante y en el Gimnástic antes de retirarse en el CE Sabadell. Por su parte, el cuadro japonés siguió jugando con fuego y poco tiempo después descendió a la Japanese League Division 2. El descenso le costó la pérdida de patrocinadores y rozó la desaparición. Sin embargo, la aparición de nuevos inversores acabó por darle un respiro económico. El proyecto se enderezó y en 2006 regresó a la Japanese League Division 1.

Síguenos en @migrantesbalon para más noticias y en @MDBdiario para conocer los marcadores de todos los partidos con futbolistas y técnicos españoles disputados por todo el mundo. Te esperamos también en Facebook e Instagram.

Lo más visto