Connect with us

Reportajes

Siempre nos quedará Noruega

Published

on

Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida. Lo dijo el narrador y dramaturgo austríaco Arthur Schnitzler y ha sabido llevarlo a cabo José Ángel Jurado hasta reinventarse. El centrocampista sevillano fue uno de los descartes de la UD Almería el pasado mercado invernal, cuando el club rojiblanco le dio la espalda a pesar de haber contado durante la primera parte de la temporada con la confianza del entrenador Fernando Soriano.

Lo hicieron el 31 de enero, lo que dejó a Jurado sin margen de maniobra para encontrar otro equipo en España en el que seguir haciendo lo que más le gusta: jugar al fútbol. Fue en ese momento en el que José Ángel supo esperar. El sevillano contaba con ofertas, de Segunda División B mayoritariamente, pero después de jugar -y bien- en Segunda bajar un escalón no entraba en sus planes. Llegó entonces una propuesta exótica con remitente noruego y el mundo migrante se cruzó en su camino. Un mundo que, tras una grata experiencia de nueve meses, no quiere abandonar.

Pero vayamos al principio. José Ángel Jurado no solo jugó en el Almería antes de recalar en el fútbol escandinavo. El sevillano comenzó su carrera en la cantera del Real Betis, donde permaneció nueve años y coincidió con jugadores de la talla de Alejandro Pozuelo, Sergio León o el tristemente desaparecido Miki Roqué. José Ángel guarda un grato recuerdo de su paso por la cantera verdiblanca, aunque en 2011 tomó una decisión que acabaría marcando su carrera como futbolista: cambiar Sevilla por Villarreal.

José Ángel Jurado jugó en los filiales de Real Betis, Villarreal y Almería

José Ángel firmó por el filial amarillo. Costó trabajo, pues el Real Betis nunca estuvo de acuerdo en que uno de los mayores talentos de su cantera abandonara el barco. Sin embargo, el centrocampista aceptó la propuesta de un Villarreal que se había convertido en un eminencia a la hora de formar futbolistas de calidad. Sin ir más lejos, el presidente del club castellonense aseguró esta semana que la cantera “es el gran objetivo del club”.

Ya como jugador del Villarreal, José Ángel se marchó cedido al Mirandés en la temporada 2011/12. Los más avispados acabarán de hacer clic. Y así es, aquella fue la temporada en la que el equipo de Miranda del Ebro, comandado por un histórico Pablo Infante, alcanzó las semifinales de la Copa del Rey y logró el ascenso a Segunda División. Lo hizo con un joven José Ángel que nunca olvidará cómo el equipo se ganó el cariño de toda España.

José Ángel, junto a Iturraspe tras el Mirandés – Athletic de semifinales de Copa del Rey

Tras finalizar los dos años que le quedaban de contrato con el Villarreal B, José Ángel encontró acomodo en Almería, donde jugó una temporada en el filial antes de ascender al primer equipo. La afición del estadio de los Juegos Mediterráneos descubrió al centrocampista en un amistoso de pretemporada ante la UD Las Palmas. Su actuación hizo que la afición rojiblanca se preguntara al término del encuentro por qué ese jugador no formaba ya parte de la primera plantilla. Sergi Barjuán, entrenador Indálico por aquel entonces, reconoció su actuación: “Es un futbolista que ha evolucionado mucho, ha estado espectacular y merece ser premiado por su enorme rendimiento”.

Próximo destino: Noruega

Pero no sería España el lugar que vería triunfar a José Ángel. Tras año y medio y más de 30 partidos en Segunda División, Jurado se vio obligado a poner fin a su etapa como jugador de la UD Almería. El club rojiblanco, ante la superpoblación de su centro del campo, decidió rescindir el contrato del sevillano, que se quedó sin equipo y sin margen de maniobra.



Es ahora cuando volvemos al principio para recordar las palabras de Arthur Schnitzler: “Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más”. Sobradamente preparado, José Ángel esperó hasta recibir una oferta del FK Bodø/Glimt noruego, un club recién descendido a Segunda División con un objetivo claro: regresar a la élite. El entrenador, Jan Halvor Halvorsen, puso tal hincapié en su fichaje que la respuesta de Jurado fue hacer las maletas.

El sevillano pasó por unos días complicados a su llegada a Noruega, pero el apoyo de cuerpo técnico y jugadores -encontró en el portero brasileño Ricardo un gran aliado- hizo que no tardara en mostrar su mejor nivel. José Ángel se convirtió así en el timón que llegó a Glimt a arrasar, literalmente, en la OBOS-ligaen (Segunda División). La afición, incluso, le eligió como mejor jugador de la temporada. Pases en largo, en corto, paredes, apoyos, asistencias… El repertorio de Jurado encontró en Escandinavia su jardín de las delicias. El andaluz aprovechó el momento, y en nueve meses ha pasado de descarte a convertirse en un futbolista anhelado.

José Ángel Jurado recibe una tarjeta amarilla durante un partido con el FK Bodø/Glimt

Donde mejor se siente es como único pivote por delante de la defensa, dirigiendo al equipo y surtiendo de balones a los jugadores de ataque. “Hubo partidos en los que jugábamos con equipos de la parte alta y en el minuto 20 íbamos ganando 3-0 . Cuando cierras un partido en el minuto 20 lo único que te queda es disfrutar. Y yo esta temporada he disfrutado como cuando era pequeño, aunque también han habido momentos en los que he tenido que ponerme el mono de trabajo”, comenta José Ángel a Migrantes del Balón. Casualidad o no, el equipo perdió tres partidos durante la temporada y el español no jugó dos. Es ese el futbolista por el que FK Bodø/Glimt suspira. Porque Jurado solo firmó por una temporada y, aunque tiene una oferta de dos años más sobre la mesa, su principal objetivo ahora es desconectar.

Y lo hará en España, más concretamente en su Sevilla natal, un lugar en el que no espera estar mucho tiempo: “Ahora que he salido al extranjero, donde he sido feliz, no me planteo regresar a España. No voy a cerrar ninguna puerta pero fuera me han valorado como soy y eso tengo que agradecerlo”, desvela. Quién le iba a decir a Jurado que tendría dónde elegir nueve meses después de que el Almería le diera la espalda. Todo parecía perdido, pero entonces apareció el FK Bodø/Glimt. Siempre nos quedará Noruega.

Síguenos en @migrantesbalon para más noticias y en @MDBdiario para conocer los marcadores de todos los partidos con futbolistas y técnicos españoles disputados por todo el mundo. Te esperamos también en Facebook e Instagram.

Periodista licenciado y aficionado al fútbol en general. Dirijo todo esto desde principios de 2016. Aprendiendo cada día. Te leo en mar7in66@gmail.com

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto