Connect with us

Entrevistas

“En un primer momento di un ‘no’ rotundo. ¿Qué iba a haber yo en Filipinas?”

Published

on

Rufo Sánchez cuenta en Migrantesdelbalon.com cómo fue su experiencia de seis años en el fútbol asiático. Tras rescindir con el Global Cebu de Filipinas debido a los impagos, el delantero madrileño espera una oferta que le permita seguir disfrutando del fútbol en España, cerca de su familia.

En 2012 Rufo Sánchez jugaba en el modesto Inter de Madrid, de Tercera División, cuando un amistoso benéfico frente a la selección filipina cambió su vida por completo. Filipinas quedó prendada con el delantero, que a partir de ese momento no dejó de recibir ofertas para mudarse al país insular situado en el sudeste asiático. “En un primer momento di un ‘no’ rotundo. ¿Qué iba a haber yo allí?“, recuerda el delantero madrileño en Migrantesdelbalon.com. “Poco a poco fueron convenciéndome, siguieron insistiendo y tras acabar la temporada me hicieron una gran oferta. Mi familia me apoyó, decidí dar el paso y seis años después creo que fue la decisión acertada”, rememora.

Rufo nunca había salido de Madrid, y el salto a Filipinas fue enorme. El delantero se mudó junto a su compañero Joaco a Biñan, una ciudad costera situada a 12.000 kilómetros de su Madrid natal. Allí defendería la camiseta del Stallion FC, con el que disfrutaría de una experiencia única. “La afición en Filipinas es una maravilla, no tiene nada que ver con la Europea. Al principio ir a Asia me daba miedo pero estaba equivocado, te reciben con cariño en todos los campos”, revela Sánchez, quien en su primera temporada logró un histórico doblete (Liga y Copa) y una veintena de goles que le llevaron a firmar por Global Cebu, “que en aquel momento era el club más grande de Filipinas”.

Fuera del césped, además, Rufo Sánchez se convirtió en todo un icono publicitario, lo que hizo que le apodaran el ‘David Beckham español’. Jugar en Filipinas le permitió ser profesional, pero no todo iba a ser bueno. “Lo peor es el calor. En Filipinas se juega de día, con temperaturas de hasta 40 grados, y tienen muy mal planificados los horarios. Puedes estar dos meses sin jugar y luego disputar ocho partidos en pocos días. En ese sentido hay un poco de caos”, descubre el español, que ha apreciado un cambio brutal en el fútbol filipino desde su llegada en 2012: “Cuando yo llegué todo se jugaba en el mismo campo. Podías ver un partido importante mientras otros dos equipos calentaban fuera del estadio”.

rufo sanchez

Rufo Sánchez, durante un partido con Stallion FC

En los últimos años la liga ha crecido profesionalmente. Cuando Rufo dio el salto “no tenían cuota de extranjeros y estaba todo más nivelado. Al inscribirse en la FIFA para jugar competiciones asiáticas solo pueden tener cuatro, lo que ha disminuido la igualdad y eso se ha traducido en problemas económicos. Históricos como Loyola Meralco Sparks han desaparecido y otros como Global están a punto de desaparecer“, analiza el delantero madrileño, cuyo rendimiento en Global le permitió dar el salto a Tailandia, donde vistió las camisetas de Rayong y Songkhla United.

Una visita muy especial

Una de las cosas que Rufo recuerda con más cariño de su paso por Asia no son los goles ni los títulos, sino la visita de sus padres. “Después de muchos años llevándome a entrenar a todos los campos de Madrid que vieran la experiencia que estaba viviendo, sintiéndome futbolista profesional, fue muy especial. Ya llevaba tres años fuera y pudieron ver carteles con mi foto o gente paseando por la calle con mi camiseta. Presenciaron un partido en directo y cómo la gente quería echarse fotos conmigo ¡y con ellos! en la puerta del estadio. Fue una de las anécdotas más bonitas que he vivido en el extranjero, a la altura de cuando, estando en Tailandia, mi mujer me dijo que iba a ser padre”, recuerda.

Sus últimas aportaciones al fútbol asiático llegaron en forma de goles en la AFC Cup, equivalente a la Europa League en Europa. Rufo Sánchez, que tras jugar en Tailandia regresó a Filipinas para volver a enfundarse la camiseta de Global, hizo cinco goles en la fase de grupos de la segunda competición más importante de Asia a nivel de clubes. Tras eso dijo adiós, y es que con el equipo al borde de la quiebra lo mejor era regresar a España. “Cuando empezamos a sufrir la situación fue muy difícil de llevar. Le prometí al club terminar la AFC Cup, pero les dije que después me tenía que ir. Es una situación que en España puedes aguantar, pero fuera no“.

La experiencia, sin embargo, “ha sido muy enriquecedora”, y ahora Rufo espera una oferta que le permita seguir disfrutando del fútbol cerca de su familia. En Asia sufrió la rotura de un labio o la fisura de una costilla, soportó el paso de grandes tifones y, sobre todo, disfrutó del deporte creció como profesional. “Me veo capacitado para jugar en España, lo bueno de estar fuera es que mi vida era únicamente el fútbol, lo que me ha permitido aguantar muy bien físicamente. Cuento con ofertas de países como Indonesia, Filipinas o Tailandia, pero mi intención de momento es quedarme en España”, sentencia.

Los últimos dos goles de Rufo con Global Cebu

Síguenos en @migrantesbalon para más noticias y en @MDBdiario para conocer los marcadores de todos los partidos con futbolistas y técnicos españoles disputados por todo el mundo. Te esperamos también en Facebook e Instagram.

Periodista licenciado y aficionado al fútbol en general. Dirijo todo esto desde principios de 2016. Aprendiendo cada día. Te leo en mar7in66@gmail.com

Lo más visto