Álvaro Mejía, el "Pavón" que no llegó a "Zidane"
Connect with us

Españoles por el mundo

Álvaro Mejía, el «Pavón» que no llegó a «Zidane»

Published

on

24 de enero de 2004, una fecha que no olvidará Álvaro Mejía. Ese día debutaba con el Real Madrid y lo hacía nada más y nada menos que en el Santiago Bernabéu en un partido de liga en el que los blancos se impusieron por dos goles a uno al Villarreal. A los 22 años y ante las bajas de Rubén y Pavón por lesión y de Helguera por sanción, Carlos Queiroz confiaba en él para comandar la zaga junto a Raúl Bravo. Mejía cumplió con nota, demostrando una solvencia y un criterio que chocaban con su juventud e inexperiencia en Primera división.

De este modo, el jugador madrileño hacía realidad su sueño de dar el salto al primer equipo, un sueño que se remontaba varios años atrás, cuando comenzaba a despuntar en el Club Deportivo Las Rozas. Una calidad que le valió para ingresar en el cadete blanco e ir pasando por todas las categorías inferiores del equipo merengue hasta dar el salto al primer equipo. El canterano había dejado de convertirse en una promesa y empezaba a demostrar que era una realidad a tener muy en cuenta.
Mejía comenzó su andadura futbolística como profesional en un Madrid inmerso en la era de los “Zidanes y Pavones”. Una filosofía que adoptó Florentino Pérez en su primera etapa como presidente y en la que buscó construir una plantilla ganadora con dos pilares: por un lado las grandes estrellas que año a año fueron llegando a Chamartín y entre las que destacan nombres como los de Figo, Zidane o Ronaldo; por el otro destacaron jugadores de la casa como Pavón, Raúl Bravo, Portillo o el propio Mejía.

En este plantel también hubo cabida para futbolistas que, sin entrar dentro de ninguna de estas dos categorías, fueron claves para el proyecto. Un buen ejemplo es Fernando Hierro. El central malagueño no llegó a coincidir en el primer equipo con Mejía, puesto que su última temporada en Concha Espina fue la 2002-03, después se marchó a Qatar para jugar con el Al-Rayyan. Sin embargo, Hierro siempre estuvo muy pendiente de los canteranos, ayudándoles en todo lo que podía y siendo un ejemplo para ellos.

El problema para Mejía fue que llegó al Madrid en el momento en el que una de las grandes leyendas de la zaga se marchó y rápidamente comenzaron las comparaciones. Se le etiquetó como “el nuevo Hierro”, las expectativas se dispararon y la presión fue excesiva. En las tres temporadas y media que estuvo en el club blanco Mejía destacó por su velocidad, su versatilidad, su buen manejo de balón y por ir bien por alto.

Sin embargo, en la campaña 2006-07 apenas contó para Fabio Capello en un Madrid que terminó siendo campeón de Liga. Helguera, Ramos y Cannavaro fueron una competencia demasiado grande para el central madrileño, que únicamente disputó nueve partidos y solo tres de ellos saliendo de titular. Así se ponía fin al gran sueño de Mejía de triunfar en el equipo de toda su vida. Era el momento de cambiar de aires, de volver a sentirse importante y seguir progresando.

Mallorca, Getafe, Zaragoza, Villarreal… fueron varios los clubes de Primera división los que llamaron a su puerta, pero finalmente el proyecto que más interesó al central madrileño fue el que le presentó Lucas Alcaraz. Le ofrecía ser el jefe de la defensa de un equipo recién ascendido como el Real Murcia, donde iba a poder demostrar que, a sus 25 años, todavía tenía mucho que decir y ofrecer. Los “pimentoneros” apostaron fuerte por él y pagaron dos millones de euros al Madrid, que se guardaba una opción de compra para las dos próximas campañas.

La primera temporada en el Murcia fue buena en lo personal, pero complicada para el equipo. Mejía se convirtió en un fijo en la defensa grana, jugó 30 partidos y marcó un gol. La primera vuelta fue más o menos plácida para los “pimentoneros”, que acabaron en la zona media de la clasificación, pero en 2008 el equipo se fue desinflando y bajando puestos hasta que Alcaraz fue destituido. Le sustituyó un Javier Clemente que tampoco fue capaz de reconducir la situación y el Murcia acabó descendiendo.
El descenso de categoría supuso un batacazo económico para el club y el contrato de Mejía, en torno al millón de euros por temporada, parecía un escollo insalvable. El Espanyol fue uno de los equipos que más se interesó por la situación del exmadridista, pero finalmente no se llegó a un acuerdo y Mejía siguió en el Murcia, donde llegó a ser capitán y a asumir una nueva posición como mediocentro. El compromiso del jugador con el equipo quedó fuera de toda duda en la campaña 2009-10, cuando no solo no quiso aceptar alguna de las ofertas que tuvo para volver a jugar en Primera división, sino que se redujo la ficha a la mitad para ayudar a sanear las cuentas.

No obstante, el descenso del club a Segunda B hizo que Mejía dejase el Murcia e iniciase su primera aventura lejos de España. Su destino fue Francia, en concreto el Arles-Avignon, un modesto club recién ascendido a la Ligue 1. El jugador madrileño se fue a la Provenza francesa junto con un buen amigo, Francisco Pavón, que acaba de recibir la carta de libertad del Zaragoza. Sin embargo, nada más llegar se encontraron con que los máximos accionistas del equipo despidieron al presidente por haber propuesto un aumento de sueldo al entrenador que había logrado la gesta de subir al club a Primera, Michel Estevan. El propio técnico fue apartado un mes antes de que comenzase el campeonato francés y, pese a ser readmitido unas semanas después, las consecuencias fueron desastrosas para el Arles-Avignon, que perdió los primeros ochos encuentros ligueros. El principal problema del equipo estaba en la línea defensiva, aquella que Mejía y Pavón comandaban, puesto que recibieron veinte goles en esas ocho jornadas.

La situación se hizo insostenible para Mejía y en enero de 2011 acordaba su rescisión con el conjunto francés para hacer las maletas con rumbo a Turquía. El exmadridista llegaba al Konyaspor firmando un contrato por lo que restaba de campaña y una más y coincidía en el campeonato turco con Guti, quien fuera su compañero en el Real Madrid y que se encontraba en el Besiktas. Las cosas no le fueron mucho mejor a Mejía en Turquía y descendió con el equipo. La siguiente temporada fue uno de los pilares del proyecto para regresar a la Superliga, jugó 30 partidos y marcó dos goles, pero no lograron culminar el objetivo y fueron eliminados en los play-offs de ascenso.

En ese momento recibió la llamada del Almería de Javi Gracia, que contaba con el madrileño para formar un gran equipo con el que subir a Primera división. Tras dos experiencias agridulces en Europa, Mejía no se lo pensó y volvió a España. Sin embargo, su estancia en el conjunto andaluz fue breve, una única temporada, lo que había firmado en su contrato con los rojiblancos. Pese a haber logrado el ascenso a la Liga BBVA, Mejía no tenía cabida en el nuevo proyecto, no fue renovado y se tuvo que marchar de Almería. Varios clubes de Segunda se interesaron por él, pero el central volvió a emprender una nueva etapa lejos de nuestro país. Fichó por el Ergotelis griego, rechazando una buena oferta del Estrella Roja, y en el conjunto de Creta permaneció una temporada en la que rindió a un gran nivel.

Sin embargo, la pasada campaña Mejía fue tentado por el fútbol qatarí y, a los 33 años, se fue al Al Shahaniya, de nuevo un equipo recién ascendido que contaba con él para afianzarse en la élite. Además, su nuevo equipo contaba con un gran aliciente y es que acaba de fichar a Miguel Ángel Lotina para que se hiciese con las riendas del club. El técnico vasco llegaba a Qatar después de una breve etapa en Chipre, donde dirigió al Omonia Nicosia, aunque más corto aún fue su primer paso por el Al Shahaniya. Lotina presentó su dimisión tras las dos primeras jornadas de la Liga de las Estrellas qatarí. Mejía permaneció en el equipo, con el que descendió de categoría.

Esta temporada, los caminos de Mejía y Lotina han vuelto a unirse. El entrenador de Meñaca aceptó regresar al Al Shahaniya, ahora en Segunda división, y junto al defensa madrileño busca lograr el ascenso a la máxima categoría.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
El delantero español Mario González celebra uno de sus goles con el OH Leuven en la Pro League de Bélgica. El delantero español Mario González celebra uno de sus goles con el OH Leuven en la Pro League de Bélgica.
Españoles por el mundo6 días ago

Entrevista. Mariete: «Sueño con jugar en el Burgos»

El delantero burgalés del OH Leuven atendió a Migrantes del Balón para charlar sobre su gran momento de forma. Mario...

El español Aitor Cantalapiedra celebra uno de sus goles en la Superliga griega con Panathinaikos. El español Aitor Cantalapiedra celebra uno de sus goles en la Superliga griega con Panathinaikos.
Españoles por el mundo6 días ago

Grecia. Cantalapiedra Superstar

Panathinaikos es el gran protagonista del inicio de la temporada en Grecia. El equipo dirigido por Ivan Jovanović cuenta sus...

Españoles por el mundo1 semana ago

La historia. Amat ya es indonesio: «Me apetece mucho este reto»

La vida de Jordi Amat (Barcelona, 1992) ha dado un giro de 180 grados en los últimos meses. El central...

El español Xavi Moro, durante un entrenamiento del Ratchaburi en Tailandia. El español Xavi Moro, durante un entrenamiento del Ratchaburi en Tailandia.
Españoles por el mundo1 semana ago

Tailandia. Tailandia también tiene su ‘Xavineta’

Era 1988. Xavi Moro (París, 1975), que vivía en París porque sus padres habían emigrado a Francia en la década...

El centrocampista español Álvaro Fidalgo celebra uno de sus goles con Club América El centrocampista español Álvaro Fidalgo celebra uno de sus goles con Club América
Españoles por el mundo2 semanas ago

VÍDEO. La España de los exiliados

Como cada parón internacional, ofrecemos un listado con los que, para nosotros, son los mejores futbolistas españoles en el extranjero...

Fran Navarro se ha metido en el bolsillo a toda la afición de Gil Vicente Fran Navarro se ha metido en el bolsillo a toda la afición de Gil Vicente
Españoles por el mundo2 semanas ago

Portugal. El legado de Fran Navarro en Gil Vicente

Fran Navarro continúa escribiendo su nombre con letras de oro en la historia del Gil Vicente. El delantero valenciano llegó...

El delantero español Mario González celebra uno de sus goles con el OH Leuven en la Pro League de Bélgica. El delantero español Mario González celebra uno de sus goles con el OH Leuven en la Pro League de Bélgica.
Españoles por el mundo2 semanas ago

La historia. El delantero burgalés que le hace sombra a Jutglà en Bélgica

Ferrán Jutglà está rindiendo a un gran nivel desde su desembarco en el Club Brujas. Suma cinco goles y tres...

Españoles por el mundo4 semanas ago

La historia. Garriga: de camarero a campeón de la Champions de Oceanía

En 2017, Gerard Garriga (El Morell, 1993) se marchó al otro lado del mundo. Literalmente. El español, que jugaba como...

Advertisement
Advertisement

Lo más visto