Connect with us

Actualidad

La revolución antes de la revolución

Published

on

El fútbol de Hong Kong ya no es lo mismo. Y eso es gracias al actual seleccionador Sub23 de Australia, Josep Gombau

En los últimos meses del año 2014 los ojos del mundo estuvieron posados en Hong Kong. La vieja colonia británica (botín de guerra de la primera Guerra del Opio) entró en una ebullición política no vista en China desde las Protestas en la Plaza Tiananmen, allá por el ya lejano 1989.

En el corazón de esta región administrativa especial del gigante asiático, un grupo de ‘millennials’ salió a las calles para protestar contra la reforma electoral impulsada por el gobierno central chino, que buscaba recortar la autonomía de la ciudad – puerto.

Al principio eran unos pocos estudiantes universitarios liderados por Joshua Wong, un activista político de tan solo 18 años. Pero el movimiento lentamente fue creciendo y, poco tiempo después, ya se habían sumado profesores universitarios e incluso el religioso Chu Yiu Ming.

Lo que había comenzado como una protesta estudiantil pasó a ser días después una causa popular, en la que miles de personas salieron a la calle para mostrarle los dientes al gobierno central. Hubo enfrentamientos con la policía y con las triadas a sueldo en Mong Kok y Causeway Bay. Barricadas en cada esquina, gases lacrimógenos volando, sentadas en el corazón financiero de la metrópoli… Solo había una palabra para describir los acontecimientos: Revolución.

Pero esa no fue la primera. Antes de la llamada “primavera asiática” la chispa de la rebelión ya se había encendido en los campos de juego, y todo por obra y gracia de un catalán.

Josep Gombau llegó al Kitchee SC en el año 2009 procedente de la FCB Escola, la academia que posee el Barcelona en Dubai. Después de varios años trabajando en la formación de jóvenes jugadores, el entrenador tuvo la oportunidad de liderar un proyecto en una plantilla profesional, y no la desaprovechó.

Si bien el Kitchee era uno de los animadores en el campeonato, sus mayores éxitos siempre estuvieron relacionados a las copas locales. De hecho, hasta la llegada del técnico catalán, el equipo arrastraba un maleficio de más de 40 años sin poder lograr el titulo de liga.

Gombau pronto le dio otra impronta a la escuadra. El fútbol asiático suele ser un juego basado en la velocidad, donde el camino más seguro al gol es el del pelotazo largo para lo que en Argentina se conoce como ‘wing’.

Gombau provenía de otra escuela. Como toda persona que pasa por el FC Barcelona, el ‘dogma Cruyff’ se hizo carne en él. La pelota al piso, la mirada al frente, el pase como primera opción a todo, la inteligencia posicional, todo lo que se conjuga en la ‘escuela cruyffiana’ el Kitchee lo aprendió bajo las órdenes del catalán.

Para acelerar el proceso de aprendizaje el entrenador también supo recurrir a intérpretes que ya se supieran la canción. El número de jugadores españoles que ha militado en el club desde que Gombau se puso al frente del equipo ha sido considerable. Dani Cancela, Pau Bosch, Jordi Tarrés, Roberto Losada y Fernando Recio son solo algunos de los tantos ibéricos que han contribuido a modelar una institución que ya es conocida en su propia tierra como el ‘Hong Kong Barça’.

Cuando el entrenador dejó el club en el 2013, lo hizo con una sensación de tarea cumplida. En sus cuatro años al frente del Kitchee la institución no solo conquistó cinco títulos (dos ligas de manera consecutiva, dos FA Cup y Copa de la Liga) sino que lo hizo de una manera categórica, otorgando momentos de belleza futbolística propios de los grandes campeones.

Hoy el Kitchee sigue dando que hablar en la liga, con Dani Cancela y Rufino Segovia como estandartes de una escuela que ya ha tomado como propia. Esta fue la gran revolución en Hong Kong. La otra quedó inconclusa.

Lo más visto