Connect with us

Actualidad

Entrevista a Jon Errasti: «Con trabajo todo es posible»

Published

on

Nacido en Eibar, dio sus primeros pasos como futbolista en Zubieta, desde donde fichó por el equipo de su tierra en 2012. Hace cuatro años jugaba en Segunda B y hoy sueña con triunfar en el fútbol italiano. Un sueño que pasa por lograr llevar a la Spezia a Serie A.

PREGUNTA: ¿No hacer la pretemporada 2015-16 con la Spezia le perjudicó?

RESPUESTA: El equipo el año anterior completó una gran temporada y el mister decidió dar continuidad a ese grupo de jugadores. Llegar a última hora hizo que ya existiera un equipo definido, por lo tanto me tocó trabajar e intentar ganarme el puesto.

Un trabajo que dio sus frutos en la jornada 24. ¿Qué cambió?

El mister cambió de sistema de juego metiendo un centrocampista defensivo. En aquel momento me encontraba en un buen estado de forma y cuando el entrenador decidió darme la oportunidad estaba preparado.

Esta temporada, ¿titular?

El club me ha transmitido que este año puedo ser una pieza importante dentro del equipo. Considero que por el trabajo hecho esta pretemporada y por las buenas sensaciones con las que terminé la temporada pasada.

¿Le viene mejor el fútbol italiano que el español?

No es cuestión de un fútbol u otro. Simplemente es cuestión de contar con la confianza de un equipo y de un entrenador. A partir de ahí creo que mi labor está mucho más valorada en Italia. Es un fútbol más físico y directo. Puedo destacar más.

¿Qué motivo Le hizo abandonar el Eibar? Económico, deportivo…

Soy un jugador con principios y con la edad que tengo no me movería jamás por motivos económicos. Después de mi última campaña en el Eibar algo había cambiado. Ante todo quiero dejar claro que el club siempre me hizo saber que contaba conmigo, pero yo sabía que el Eibar iba avanzando y que la gente quería jugadores nuevos con más experiencia en Primera división. En ese momento me di cuenta de que era el momento de salir del Eibar, dejando un buen recuerdo y, lo más importante, con el equipo en Primera división.

¿Por qué la Spezia?

Lo que me ayudó a decantarme por la Spezia fue que aunque es un equipo de Serie B, su objetivo es ascender a Serie A, y poder jugar en otro Primera. Fue la única oferta que atendí porque llegó en el momento justo.

Ante Trapani se cometieron errores…

En una eliminatoria así son los pequeños detalles los que te hacen caer eliminado. Precisamente fue eso lo que nos dejó fuera. El Trapani tuvo la fortuna que hay que tener en este tipo de partidos y accedió a la final. Las experiencia del año pasado ha hecho que seamos un equipo más fuerte para afrontar esta nueva temporada.

El Alavés le quiso…
Me sorprendieron bastante todos aquellos rumores sobre el Alavés. Realmente no hubo nada firme. El Alavés buscaba otro tipo de jugadores y en ningún momento llegó a ponerse en contacto conmigo. Además, aunque en aquel momento mi situación no era buena en la Spezia, solo quería demostrar que podía ser un jugador importante aquí. En ningún momento he tenido noticias del Alavés.

¿Ninguna llamada desde España?

Si algo tuve claro después de la temporada pasada era que quería seguir disfrutando de mi aventura italiana y más después de las buenas sensaciones con las que terminé. Cuando en un sitio te dan confianza y te sientes valorado, y además disfrutas jugando, no hay ninguna necesidad de buscar nada nuevo. Ha sido el primer verano tranquilo desde hace mucho tiempo.

¿Objetivo Serie A?

Sí, creo que el equipo comienza la temporada en el mismo punto que la dejamos el año pasado. El trabajo que se hizo en la segunda vuelta debe ser el punto de partida para este año. La ilusión y las ganas son las mismas que la temporada pasada. Creo que este año el equipo está preparado para completar el reto de poder ascender a Serie A. La temporada pasada eran tres españoles.

Este año se ha quedado solo…

Cuando vas a un equipo extranjero es importante tener españoles en el vestuario. En mi caso me trasladé con mi familia y tenerlos allí -a Postigo y Juande Prados- fue de gran ayuda para adaptarnos, siempre les estaré agradecido. Hoy por hoy y después de un año aquí, me siento casi un italiano más, estaría genial que viniera un español pero en los últimos tiempos la política de fichajes del club está siendo fichar jugadores italianos.

¿Se ha reforzado bien la Spezia?

Más que reforzarse bien, el club ha mantenido el bloque de la segunda vuelta de la temporada pasada. Ya nos conocemos y que funcionamos bien juntos.

¿Cómo se definiría como futbolista?

Soy un currante del fútbol. Todo lo que he conseguido ha sido con trabajo y sacrificio y considero que nunca nadie me ha regalado nada. Esto hace que cada día esté más enamorado de este deporte y que no me ponga límites. Creo que soy un jugador de los que demuestran que con trabajo todo es posible. Todos los días me levanto pensando en ser mejor futbolista.

¿Cree que tiene nivel para la Serie A?

No me pongo ningún límite. Hace cuatro años jugaba en Segunda B. Quién me iba a decir a mi que acabaría jugando en primera y vivir esta experiencia. Jugar en Serie A es el objetivo por el que he venido a Italia y si llega intentaré dar lo mejor de mí. Mi mayor ilusión sería jugar en Serie A con la Spezia.

La Serie B, ¿equiparable a la Liga 1, 2, 3?

Es muy diferente. El concepto de fútbol que hay en España no tiene nada que ver con el de Italia. En España se le da mucha importancia a la posesión del balón y aquí ese no es el principal objetivo, prima más la verticalidad y practicar un fútbol ofensivo.

¿Cuántas personas siguen a la Spezia cada fin de semana?

Eso es lo que más me gusta de Italia. La Serie B es igual de seguida que la Serie A. Aquí el fútbol es una religión. Tenemos una gran ‘tifoseria’ -afición- y nuestro estadio, de 11.000 espectadores, se llena. Fuera vienen unos 300 aficionados.

Es un buen campeonato…

A nivel de organización, es muy parecido a la Serie A. Tiene su propio canal y se sigue muchisimo en todo el país. A nivel futbolístico no es fácil adaptarte y hace falta un periodo de adaptación. Hay pocos espacios y es un fútbol rápido y vertical. Para los futbolistas que venimos de España es un cambio bastante grande.

¿Su objetivo a corto plazo?

No miro más allá del próximo partido. Me encuentro muy a gusto y estaría encantado de poder quedarme más años aquí pero el fútbol me ha enseñado que no se pueden hacer planes a largo plazo. Hay que disfrutar el presente. Todo dependerá de las sensaciones a final de temporada.

¿Cómo es la vida en Italia?

Muy parecida. Tenemos la suerte de vivir en una ciudad costera bastante turística. En invierno es un poco más triste debido al clima pero yo -vasco- estoy acostumbrado. Tengo la sensación de que no vivo en un país extranjero. En cuanto a la comida… no hay nada como el País Vasco pero en Italia se come muy bien también.

La entrevista completa, también en #MIGRANTES0. Disfruta nuestra revista online o descárgala en versión PDF.

Periodista. Dirijo Migrantes del Balón y colaboro en Diario AS. Me gusta el fútbol pero, como dijo Di Stefano, "un 0-0 es como un domingo sin sol". Vamos, una basura. Te leo personalmente en martin@migrantesdelbalon.com

Lo más visto