Connect with us

Actualidad

El preparador físico Marcos Álvarez regresa a España

Published

on





Marcos Álvarez está de vuelta en España. Uno de los preparadores físicos mejor valorados de nuestro país ejercerá en el Betis a partir de la próxima temporada tras pasar por Tottenham, CSKA de Moscú, Dnipro Dnipropetrovsk y San Lorenzo Almagro, entre otros equipos de España

Marcos Álvarez será el nuevo preparador físico del Real Betis Balompié a partir de la próxima temporada. Álvarez dejará de éste modo su actual empleo en San Lorenzo Almagro para formar parte del nuevo staff de Gustavo Poyet, nuevo entrenador verdiblanco, con quien coincidió en la temporada 2007-08 en un cuerpo técnico del Tottenham Hotspur liderado por Juande Ramos.

De hecho, la carrera en el fútbol de Marcos Álvarez va necesariamente ligada a la de Juande Ramos en los banquillos. Desde 2003, Juande y Marcos han trabajado juntos y han cosechado grandes éxitos tanto dentro de nuestras fronteras como en el extranjero. Málaga, Sevilla, Tottenham, Real Madrid, CSKA de Moscú y Dnipro Dnipropetrovsk fueron los equipos que Juande dirigió y en los que Marcos Álvarez ejerció de preparador físico y en varias ocasiones de segundo entrenador. Consiguieron juntos 2 Copas de la UEFA, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y una Supercopa de España con el Sevilla, y una Carling Cup con el Tottenham. Pero en 2014 Juande Ramos, tras abandonar el Dnipro ucraniano, anunció a sus colaboradores que se tomaría un respiro tras ejercer durante 24 años sin casi descanso. Así pues, y tras estar un año y medio esperando si su gran compañero se decidía a volver a los banquillos, Marcos Álvarez decidió aceptar una oferta que le llegó desde Argentina en noviembre del pasado año.

Se trataba de San Lorenzo Almagro. Pablo Guede, al que conoció en España, acababa de ser nombrado entrenador del club de Boedo, y quería contar con los conocimientos de Marcos Álvarez para su nuevo proyecto. El preparador firmó un contrato de año y medio con el club argentino, con una cláusula que les permitía, tanto a él como al club, rescindir tras los primeros seis meses. Parece que será esa cláusula la que utilice Marcos Álvarez para regresar a su país, y concretamente, a la ciudad que le vio recoger más éxitos en su carrera profesional, aunque fuera en el eterno rival. Y es que cuentan las malas lenguas que pese a su profesionalidad, avalada por todos los títulos que consiguió con el Sevilla, el corazón de Marcos Álvarez lleva tatuadas trece barras, siete blancas y seis verdes.

Lo más visto